Cuando Queen abandonaba el escenario tras haber interpretado el himno británico “God save the Queen”, en el marco de su gira A Day at the Races, las miles de personas que asistieron al concierto comenzaron a cantar “You’ll Never Walk Alone” (1963), de Gerry and the Pacemakers, canción usualmente coreada por la hinchada de Liverpool en cada partido.

Este hecho quedó dando vueltas en la cabeza del guitarrista Brian May, quien decidió componer una canción que el mismo público -con el espacio reducido que tenían en las graderías- pudiera interpretar.

Así llegó al ritmo base de “We will rock you”, cuya melodía solo requiere los pies dando dos fuertes golpes y las palmas que rematan con un tercer beat.

El proceso de grabación, del que incluso fue parte Betty -la dama que les servía té a la banda- se toma el nuevo adelanto de la cinta Bohemian Rhapsody, la biopic de Queen y un homenaje a su legendario vocalista Freddie Mercury.

Anteriormente, Fox había publicado un adelanto con parte del proceso para otra de sus canciones clásicas: “Bohemian Rhapsody”: