El 30 de septiembre de 2001, llegó a las pantallas de la TV estadounidense la segunda creación televisiva del realizador J. J. Abrams. Su nombre era Alias y no sólo sería un éxito, sino que lanzaría a la fama a una actriz que hasta ese momento había deambulado por papeles secundarios: Jennifer Garner. La misma que el próximo 18 de octubre, ya como una figura consolidada de Hollywood, retornará a las salas de cine locales con la película Justicia implacable.

Pero fue hace 17 años, gracias al rol de Sydney Bristow, la doble agente de la CIA que se hace pasar por un miembro de SD-6 -una organización criminal-, que la actriz se convirtió en figura de la televisión y expuso tanto su habilidad dramática -por la que obtuvo Globo de Oro, un SAG, y cuatro premios Emmy-, como también su destreza física para escenas plenas de acción.

La misma habilidad que más tarde volvió a poner a prueba en Daredevil (2003), donde encarnó a Elektra Natchios, el interés amoroso del héroe de Marvel, además de experta en artes marciales. Papel que Garner repitió de manera protagónica dos años más tarde en Elektra, eso sí con pobres resultados.

Tras eso, sus últimos 15 años en materia laboral han estado dominados por géneros como el drama y la comedia. Pero tras títulos como El club de los desahuciados y Yo soy Simón, la actriz está de vuelta en la acción con Justicia implacable.

En la película, realizada por el francés Pierre Morel -quien dirigió a Liam Neeson en Búsqueda implacable (2008)-, la actriz de 46 años se convierte en Riley North, una madre y esposa que se ve enfrentada a la muerte de su marido e hija a manos de los hombres del líder de un cartel de droga. Sin embargo, pronto ella se dará cuenta que el juez y varios abogados y policías del caso están relacionados con el narcotráfico, por lo que Riley deberá hacer justicia con sus propias manos.

Un papel para el que la exesposa de Ben Affleck se estuvo preparando por varios meses, como lo había hecho hace años para Alias o Daredevil. Como ella misma le confidenció hace a la revista People: “Estuve entrenando durante un tiempo para esto. Hice ejercicios de artes marciales mixtas y con armas. Además, fue la conexión con lo físico lo que me hizo entender aún más la lucha de ella por su hija”.